Las Brujas de Salem

Foro para que publiques tus letras más escondidas.


No estás conectado. Conéctate o registrate

Niños de Dios

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Niños de Dios el Mar Abr 27, 2010 4:44 am

Nunca supo que decir, por que mundo decantarse; paseaba junto al mar. Lo posible y lo imposible, confundidos en su mente: sueños que son verdad, la verdad que no existe. Ni por que razón rezar, ni a quién sus besos dar. Una línea zigzagueante, temblorosa en la hierba roja, lo que siempre se liquida convertido en círculos cerrados: donde nadie puede entrar, y nadie puede-quiere salir. Una chica temerosa, un ser muy atormentado, siempre con las manos solas, los puños muy bien cerrados. No sabe mamá que pasa, hace tiempo que decidió no preguntar. Más. Y papá, siempre lejano, golpeándose la infancia. Nadie sabe que le pasa, nadie la va a ayudar. La dejan que se coma horas enteras, hasta bien cerrada la noche. Pasos junto a las aguas frias, que la acogen, que se van. Ni una amiga tiene el cuidado de prestarle atención. De fijarse de que cosa está hecho du corazón. Todas viajan empujadas por el viento huracanado que las lleva desde niñas a mujeres de la primera edad. Y ella también.
Abatida como un barco que no soporta la tormenta, esa tempestad cruel desatada en lo más lejos de las costas hogareñas, perdida en lugar extraño, se le enturbia la mirada, el entendimiento escapa. Se malgasta el mejor caudal. Y el miedo reina. No sabe que decir, no hay nada a lo que agarrarse. Las noches, infernales, metales afilados: parece mentira que un cuerpo moral(o amoral) pueda recoger tantas heridas. Es la niña que Dios quiso. La que su mano recibió. La que por su talento sufre, que se va desgarrando por su imaginación. Sin fin.
Puede hacer ya cualquier cosa. Caer o huir muy lejos. Tiene abiertos cuantos existen. Durante tantas horas de vigilia se comió todos los conceptos. Hoy no sabe que son las leyes, códigos o mandamientos. Ha salido de la hilera, ahora vaga por ahí. No sé si muy cerca o en el otro lado, donde perros con cabeza de caimanes se tragan hasta los ladrillos. No si aún se encuentra cerca, no te lo sabría decir. La chica de ojos muy negros, de mirada encendida, donde todo es desmesura: donde hay miedo y otras cosas. No sabría que decirte...
Cuando saltó nuestra valla protectora, cuando abandonó nuestro jardín, yo estaba roto como algo de cristal. Dime tú donde te encontrabas. Dios dormía, por decirlo así.

-99 no son 18.

Ver perfil de usuario

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.